Doris Barriento

Doris Barrientos: portadora del arte ancestral

Doris Barrientos es una digna heredera de la tradición textil de la sierra del Perú. Nos cuenta que desde que tiene uso de razón sabe tejer. Lo aprendió de sus abuelos, su madre y su padre. Todos en su casa tejían, y creció acostumbrada al trabajo con la lana y las telas, ya sea de las manos de sus familiares o en las máquinas que había en su casa, ubicada en el distrito de Maranganí, en Cusco, a 3.698 metros sobre el nivel del mar. Hoy en día Doris sigue en Maranganí. Vive junto a su esposo y tres de sus seis hijos. Los tres mayores estudian en la universidad, en Cusco, y los menores reparten sus horas en el colegio con largas jornadas en las que la ayudan a darle rienda suelta a su pasión: la artesanía textil. “Yo despierto a las 4 de la mañana y desde las 7 ya estoy tejiendo”, nos cuenta Doris, quien pese a que ha tejido toda su vida, recién desde hace 10 años trabaja vendiendo sus productos. “Gracias a eso puedo ayudar a mi esposo, y puedo darle a mis hijos lo que les hace falta. Nosotros nos dedicamos también a la crianza de cuyes, pero nuestra principal actividad económica tiene que ver con la artesanía”. Señora presidenta Doris forma parte de los 700 artesanas y artesanos beneficiarios de Soluciones Prácticas a través del proyectoHilando Culturas: fortalecimiento de las capacidades de agentes culturales de la cadena de valor de arte textil andino para contribuir al desarrollo sostenible de comunidades de la sierra rural de Perú y Bolivia, que tiene como ámbito de acción las zonas periurbanas y comunidades rurales de la sierra de Cusco, Puno, La Paz y Oruro. Maranganí es una de esas comunidades. Actualmente, Doris es la presidenta de la Asociación Las Margaritas de Maranganí, una de las tantas organizaciones que han recibido capacitación técnico-productiva con el proyecto Hilando Culturas, a partir del programa de capacitación en artesanía textil para brindar un soporte técnico adecuado a sus procesos de producción. Y ella nos cuenta que su vida dio un giro cuando decidió pertenecer a Las Margaritas. “Para empezar, comencé a ganar más dinero con mis productos, y eso me dio la posibilidad de aportar más a la economía de mi familia, sin necesidad de depender tanto de mi esposo. Y hoy en día eso me da valor para tomar decisiones sobre lo que pasa en mi familia. Pero me ha ayudado bastante el formar parte de la asociación porque cuando trabajaba yo solita nadie me apoyaba. A veces tenía que vender mis productos a revendedores, que luego ganaban más en las tiendas, mucho más de lo que me pagaban, y eso me frustraba. Ahora que trabajo con mis compañeras es más fácil recibir ayuda y más fácil poder mostrar nuestros productos”. dsc_0341
Parte de la ayuda que menciona Doris llegó gracias a Soluciones Prácticas. El formar parte de una asociación le dio más visibilidad, y tanto Doris como sus 10 compañeras de Las Margaritas de Maranganí fueron tomadas en cuenta por el proyecto Hilando Culturas. “El proyecto nos ha ayudado mucho a ampliar nuestro mercado. Hemos recibido capacitaciones importantes, en costos y producciones, por ejemplo, y hemos trabajado también con las computadoras. Y nos han llevado a distintas partes a ofrecer y mostrar nuestros productos, como a la Rueda de Negocios de Cusco y a otra feria en Lima. Ahí llevamos todo lo trabajado y nos hemos contactado con distintos empresarios, que se interesaron por lo que hacemos”.
Recientemente Doris y las artesanas de la Asociación Las Margaritas de Maranganí se han contactado con dos empresarias en Lima dueñas de una marca de ropa, y han trabajado en conjunto para la producción de una nueva línea de productos denominada Colección Sueños A Color, acercándolas así una tendencia de moda contemporánea con identidad cultural. De esta manera, Doris está dando sus primeros pasos como empresaria y emprendedora social. Se vienen grandes cosas para Doris y sus compañeras. img_6706 Trabajo con propósito El arte textil en los Andes de Perú, pese a ser una expresión cultural que proviene de épocas prehispánicas, corre el riesgo de desaparecer por las malas prácticas de actividades de subsistencia y por altos índices de pobreza, que llevan a los artesanos a utilizar sistemas de producción ineficientes, generándose así la pérdida progresiva de los saberes tradicionales.
El proyecto Hilando Culturas busca contribuir a la revalorización de la identidad cultural del arte textil andino, como instrumento para el desarrollo sostenible y el crecimiento económico. Y su mensaje ha calado profundo en los beneficiarios como Doris, que nos dice: “La artesanía es importante para mí no solo porque me permite ganar dinero, sino porque me ayuda a mostrar los trajes típicos de Maranganí. No quiero que se pierdan en el tiempo nuestros trajes de siempre”.
Doris, que sueña con convertirse en empresaria y tener una empresa en la que pueda vender sus productos, quiere trascender con el arte que heredó de sus abuelos y sus padres, y que esa tradición llegue a sus hijos y a los hijos de sus hijos. ¡Que así sea! doris-b Noticias vinculadas: Artesanas de Marangani bordan brazaletes de Mujer Maravilla al estilo incaico ¡Te sorprenderán! Brazaletes de “Mujer Maravilla” versión peruana ser exhibirán en Avant Premiere de película en Lima y en Alfombra Roja Latinoamericana Premios Wapa 2017: Doris Barrientos, la heroína anónima que deslumbra con su arte textil [VIDEO] Presentarán proyectos para fomentar el empoderamiento de mujeres artesanas y confeccionistas de Perú La revolución del tejido andino    

No hay ningún comentario.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The message will be closed after 20 s
Ajax Loading